AYUNO ·· Libro de Remedios Naturales y Ocultos

Ayuno · Limón Ajo

Ayuno (y limpieza)

El Ayuno es una herramienta poderosa para limpiar el cuerpo y permitirle vencer la pesadez de los tejidos y sistemas, causada por la suciedad acumulada al comer y eliminar; es como afinar un instrumento de música.

Hay que saber Ayunar, cuando hacerlo y cuando terminarlo. Un día, 3 días, 7 días y hasta 9 días; pero en estos dos últimos casos, solo si se siente más fuerza y energía al final que al principio del ayuno.

Siempre se toma agua durante el ayuno (y jugos para los que quieren).

También se pude combinar con una limpieza. He aquí un extracto interesantísimo de una conferencia del V.M. Samael Aun Weor sobre el Rejuvenecimiento:

“Pero pasemos a la cuestión del Ayuno. Es necesario, siquiera una vez al año, hacer una AYUNO CIENTÍFICO, con el propósito de limpiar el estómago. Si ustedes quieren una forma de ayuno esotérico y científico, exacto (para depurar el organismo, limpiarlo de toda clase de podredumbre, putrefacción y suciedades), háganlo en la siguiente forma: siete días (óiganlo bien) cada año, una vez al año. Durante el ayuno se comen AJOS, pero ajos puros, limpios, sin cocinarlos; así, al natural, crudos, y JUGO DE LIMÓN.

Los hombres podrán tomar el jugo de limón puro sin mezclar con agua, pues una vez al día, y el resto pueden mezclar agua con limón. Las mujeres, pues, pura agua con limón mezcladito, no limón puro, mezcladito con agua. Ellas usarán menos limón y más agua. Porque resulta que la mujer para el limón es un poco delicada; el cuerpo de la mujer no está lo mismo hecho para el limón que el del hombre. Cuando mucho, unas gotitas de limón entre el agua y ya, nada más.

Tampoco quiero que comiencen ustedes con un ayuno fuerte, no. Por ejemplo, pueden practicar (si quieren ustedes el año entrante, el año 1973) un ayuno de esta clase, un sólo día nada más.

Durante el día, harán ustedes sus tres buenas comidas con puros dientes de ajo, una bebida fuerte de limón al levantarse y el resto del día, agua con limón; las mujeres únicamente un poquito, unas gotitas de limón en el agua y durante el día lo pasan con agua con limón y dientes de ajo. Una sola vez, un día nada más.

Es claro que el limón y el ajo van a acabar con todas las putrefacciones que se forman en el intestino, producto de los diversos alimentos; van a acabar con los parásitos intestinales, que los hay por montones en el estómago, en los intestinos, etc., etc., etc.; hacer una limpieza, pues de la caldera, porque el estómago es como la raíz de donde se nutre todo el árbol del organismo y hay que limpiarlo.

Empiecen pues ustedes, con un día de ayuno durante el año 1973; en el año 74, dos días (con este tipo de ayuno); en el 75, tres; y así, cada año, le van aumentando un día hasta llegar a nueve. Después de nueve años, o sea dentro de diez años, ya pueden ustedes seguir con ayunos de nueve en nueve cada año; cada año nueve días…, cada año nueve días a base de limón y ajos, y yo les garantizo a ustedes que pueden llegar a rejuvenecer el organismo, y los que están jóvenes, pueden mantenerse jóvenes así, durante muchísimos años y siempre jóvenes.

Eso de la vejez no es sino desgaste y nada más que desgaste de las células orgánicas, o mejor dicho: Uno gasta las células, las deteriora miserablemente y no reconstruimos el organismo por ignorancia. Pero teniendo uno Sabiduría, puede, perfectamente, estar creando nuevas células y mantenerse joven, y si está viejo, recobrar la juventud.

No olviden que ustedes pueden escoger siete días de ayuno o nueve días. ¡Ustedes elijan, elijan, cuando lleguen al máximum!”