INTRODUCCIÓN – EL MÉDICO GNÓSTICO ·· Libro de Remedios Naturales y Ocultos

El Médico Gnóstico: Modus Operandi

El futuro Médico Gnóstico debe despertar la CONCIENCIA. Recuerda que el cuerpo físico es el Templo donde un día ha de encarnarse el SER. Es la responsabilidad de cada quien despertar la Consciencia, no solamente conociendo nuestra Psicología Particular, pero también para conocer el cuerpo físico, especialmente en el cuidado de este y frente a la enfermedad.

Por ejemplo, es TOTALMENTE IRRESPONSABLE correr a la farmacia para tomar un analgésico químico, como tantos lo hacen, cuando se tiene un dolor de cabeza. El dolor de cabeza, por ejemplo, es una indicación que algo no está funcionando bien en el cuerpo; puede ser tan sencillo como la falta de agua, o de oxígeno (y de deporte), o la mala alimentación, o puede ser el hígado que está cargado, puede ser relacionado con la salud del intestino, o por el estrés, o por una indisposición de la columna vertebral, o falta de sueño, etc., etc. En este caso, el dolor de cabeza es una ayuda que proviene de la inteligencia misma del cuerpo; es un llamando a la atención, “oye, ¡hay algo que no está funcionando bien!”, como una luz roja que se enciende en el tablero del carro para advertirnos de algún peligro, de algo más profundo que no está funcionando bien. En nuestro ejemplo, tomar un analgésico no es “prohibido”, pero no puede ser a consecuencia de nuestra pereza, torpeza, ignorancia, indiferencia, inconsciencia, y en definitiva nuestra falta de AMOR.

¿Qué se debe hacer entonces? Preguntarse, indagar, buscar primero la CAUSA y luego los remedios más naturales y sencillos posibles. Hoy en día, con los medios de comunicación como Internet, con los recientes descubrimientos y estudios de los naturópatas en contacto con las tradiciones y remedios naturales de los antepasados (en todos los continentes), es muy fácil buscar y encontrar estos remedios de la Sabiduría Antigua. Es más: ES NUESTRA RESPONSABILIDAD. Plantas sagradas, sapiencia oculta, acupuntura, masoterapia, energías del cuerpo, etc., etc. Así se regana y se conserva la salud, así se despierta Conciencia para el cuerpo físico, así se cumple con nuestro deber frente a la Madre Divina que nos brindó este cuerpo.

De todo aquello resulta DOS ASPECTOS PRINCIPALES para sanarse: primero, ANÁLISIS; segundo, SÍNTESIS.

Cualquier médico que merece este nombre, cuando entramos en su oficina, empieza por hacer preguntas: ¿Dónde duele? ¿Desde cuándo? ¿Qué has comido? ¿Cuáles son tus antecedentes familiares? etc., etc., etc. Esto para el Análisis.

La Síntesis tiene que ver con la INTUICIÓN, es decir tomar en cuenta todos factores para hacer un diagnóstico y acertar un remedio.

Puntos que el Médico Gnóstico, buscando Autosanarse, tendrá que tomar en cuenta para el ANÁLISIS:

    1. Alimentación (lo que falta y lo que sobra).
    2. Condición Física y Ejercicio.
    3. Hacer pruebas con el médico para obtener valiosa información.
    4. Antecedentes Personales y Familiares.
    5. Aspectos Psicológicos de uno, o Yoes (que pueden ser también Rasgos Psicológicos en la familia).

Para la SÍNTESIS:

    1. Meditar sobre el Yo (hacerse consciente del defecto psicológico) y disolverlo con la Oración a la Madre Divina.
    2. Tomar mucha agua, alimentarse bien y hacer ejercicio.
    3. Buscar los remedios naturales y ocultos que corresponden a la enfermedad.
    4. Cuando posible, trabajar con los Elementales de las Plantas.
    5. Orar a los Maestros del Rayo de la Medicina Universal.
    6. Ayudar al prójimo: la enfermedad es un Karma, consecuencia del Yo. HAY QUE AYUDAR PARA SER AYUDADO. Aunque buscarías todos los remedios del mundo (¡hasta las “cerezas azules” del Himalaya!) si el Karma no lo permite, no te curarás. En cambio, si tienes méritos, a base de ayuda al prójimo, encontrarás el remedio justo como por milagro.

Aprender a ser un auténtico Médico Gnóstico es inaplazable, impostergable, urgente. La hora ha venido de reaprender a vivir en correcta relación con el cuerpo físico, de forma responsable, consciente, unido con la Sabiduría de la Bendita Madre Naturaleza.